Por que amamos listas

Por que amamos listas